Alumnos de escuela primaria reciben clases en bodega… que es un horno

F-1-Escuela provisional, Chilpancingo-IRZA

Chilpancingo, Gro.- Desde hace cinco meses más de 500 alumnos de la Escuela Primaria “Nicolás Bravo” de esta ciudad reciben clases en una ex bodega de la empresa galletera “Gamesa”, instalaciones provisionales que carecen de una adecuada ventilación y niños y maestros tienen que soportar las altas temperaturas climáticas de esta primavera.

Algunos padres de familia se quejaron de las estrechas instalaciones a las que fueron trasladados los menores de manera provisional debido a que su escuela -ubicada en la colonia Obrera- fue demolida por presentar daños en dos de sus edificios después de los sismos ocurridos en septiembre del 2017.

María de Lourdes Tacuba señaló que los alumnos no se encuentran en las condiciones adecuadas porque además del polvo, el techo de la bodega es de lámina galvanizada y causa de que el calor sea inclemente.

Al respecto, el director de esa escuela, José Manuel Bernal Abarca, negó que se haya presentado algún incidente médico debido a las altas temperaturas a las que están expuestos los niños.

“Tenemos casos de alumnos que han dejado de asistir algunos días, pero ha sido por problemas médicos genéticos como el asma, pero tratamos de mantener una mayor limpieza en las aulas improvisadas”, agregó.

Refirió que debido a la reubicación de los estudiantes, de su edificio original que está en reconstrucción a la bodega de Gamesa, la matricula bajó de 665 alumnos a 588.

Reconoció que la Secretaría de Educación Guerrero los apoyó con varios ventiladores para refrescar ese lugar en el que los niños reciben clases, aun cuando comentó que esos abanicos no resuelven el problema del calor: “hubiésemos querido aire acondicionado”.

Comentarios