Niño de 5 años murió tras 24 días de agonía

Iguala, Gro., octubre 12 del 2017 (IRZA).- Un niño de 5 años de edad, que por jugar con su hermana fue atropellado, tras 24 días de agonía finalmente murió la madrugada de este jueves en el hospital general de esta ciudad.

A las 3:00 de la madrugada, una trabajadora social del nosocomio, reportó el deceso del pequeñito a la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, cuyos representantes arribaron al hospital para realizar las diligencias.

El niño identificado como Carlos Francisco “N” “N”, de 5 años, vecino de Teloloapan, había ingresado al hospital el pasado 18 de septiembre por atropellamiento.

Sobre los hechos ocurridos la fecha citada, la familia informó que ese día el pequeño y su hermana de 7 años se subieron a una camioneta particular marca Volkswagen tipo Combi, propiedad de un vecino de nombre Nelson David “N” “N”, la que al parecer no tenía la puerta trasera, donde se sentaron como ya lo había hecho en ocasiones anteriores.

Cuando el propietario de la unidad se subió sin darse cuenta que los niños estaban ahí sentados, al encender y arrancar el vehículo, la pequeña de siete años logró bajarse, pero su hermano se quedó atorado de la camisa, por lo que fue arrastrado unos dos metros y después, al soltarse, una llanta trasera le pasó encima al menor.

Sin embargo, el niño logró levantarse y salió corriendo a su casa, donde, junto con su hermana, le platicó lo ocurrido a su mamá.

A los pocos minutos el niño comenzó a sentirse mal y le pidió a su mamá que lo llevara con un doctor, y de inmediato lo trasladaron a una clínica privada de Teloloapan, pero ahí, le surgieron a la señora que trasladara al menor al hospital general de Iguala porque se encontraba delicado, donde finalmente quedó internado y fue operado de emergencia porque tenía el intestino grueso perforado.

Con la intervención quirúrgica el niño no mejoró, por lo que los médicos lo volvieron a operar dejando los intestinos de fuera para observarlo, sin embargo, la madre reclamó a los doctores la falta de limpieza por las condiciones en las que observaba a su pequeño.

El estado de salud del pequeño empeoró, se quejaba de un fuerte dolor en el pecho, en el estómago y no podía respirar.

A las 3:00 de la madrugada de este jueves finalmente el niño murió. Su cuerpecito se lo entregaron a su familia, quienes lo trasladaron a Teloloapan, donde sería velado y sepultado. (www.agenciairza.com)

Comentarios