Un Rapidín con angel irra carceda

 

-Reconocer, reconocer honra

-Bien por ayuda a daminificados

Es de reconocerse públicamente el trabajo de gobernantes y actores políticos para ayudar a las familias damnificadas por el huracán “Max” y el sismo de 7.1 grados con epicentro en el vecino estado de Morelos.

Y cómo no reconocer y agradecer a todas esas personas que se han preocupado y ocupado en la instalación de centros de acopio de ayuda.

Ya lo cité en una entrega anterior, en este tipo de casos extremos no se trata de destacar filiaciones ni colores partidistas.

Pero, ¿cómo no mencionar el trajín que se trae el gobernador Héctor Astudillo Flores y su esposa, Mercedes Calvo de Astudillo, por las zonas afectadas por el huracán y ahora por el severo sismo?

Se la están “rifando” en serio, les guste o no les guste. Y, además, cumpliendo con una alta responsabilidad.

El alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, ayudando no sólo en Acapulco, sino también en otros municipios afectados, sobre todo de Costa Chica, y también en el estado de Morelos y la Ciudad de México.

Y esta noche de miércoles me entero que la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC), que en Guerrero encabeza el diputado local con licencia y dirigente de esa corriente del PRD, Sebastián de la Rosa Peláez, está llevando ayuda a municipios de Costa Chica.

Vamos, me enteré también que el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, envió una brigada de bomberos al estado de Morelos, en donde se registró el epicentro del sismo de 7.1 grados. Muy bien.

Pero, ¿qué hay de otros gobernantes y actores políticos de los que nada se sabe en materia de ayuda para nuestros conciudadanos en desgracias?

Me refiero a legisladores federales (diputados y senadores), diputados locales, alcaldes, síndicos y regidores.

Nada se sabe de su ayuda a las familias damnificadas de sus distritos.

Hago votos porque sí estén realizando acciones de beneficio para esas personas en desgracia, y si así es, quizá no la publiciten para no ser cuestionados por un presunto protagonismo.

Pero los hay, seguramente, que por no ser sus zonas de influencia las afectadas, simple y llanamente se mantienen omisos, como unos verdaderos valemadristas ante la tragedia.

Sobra tiempo para reflexionar. Esos “representantes populares” omisos, no deben de olvidar que gracias a muchos damnificados,  ocupan sus actuales cargos.

Gracias a estas personas en tragedia gozan de lujos, junto con sus familias. Deben tenerlo presente.

¿Acaso es mucho pedir? (angelirracar@hotmail.com)

Comentarios