Delegado de Sagarpa ignora desvío de recursos en detrimento de Chilpo

– El alcalde MAL dice que son 80 millones de pesos

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro., septiembre 15 de 2017 (IRZA).-
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ignora el presunto desvío de 80 millones de pesos que presuntamente estaban asignados para mejorar las instalaciones del Rastro de Chilpancingo, según acusó la semana pasada el alcalde Marco Antonio Leyva (MAL).

Incluso el señalamiento del alcalde MAL sorprendió al delegado de la Sagarpa en la entidad, Eugenio Treviño García. “La verdad es que desconozco la aseveración del presidente”, comentó en entrevista al preguntarle respecto a esa acusación.

El 5 de septiembre, en su conferencia de prensa de los martes, MAL culpó al titular federal de Sagarpa, José Eduardo Calzada Rovirosa, de quitarle a su gobierno alrededor de 80 millones de pesos destinados para mejorar la operatividad del rastro.

Luego de que la Agencia de Noticias IRZA documentó el insalubre manejo de vísceras a cielo abierto, producto de la matanza de animales para consumo humano que se realiza en ese lugar, el edil señaló que por motivos que desconoce, Calzada destinó el recurso al rastro Tipo Inspección Federal (TIF) de Acapulco.

El lunes 4 de septiembre fue suspendida la matanza en el Rastro de Chilpancingo debido a la falta de condiciones para el tratamiento de las vísceras de los animales, lo que derivó en un reclamo airado de tablajeros y comerciantes de carne en el Mercado Municipal “Baltazar R. Leyva Mancilla”.

Consultado al respecto, el delegado de Sagarpa en la entidad confirmó que ya solicitó un informe detallado sobre el manejo de ese recurso. “Yo personalmente estoy investigando para tener con claridad esa declaración” (sic), adujo.

Sin embargo, adelantó que “no hay ninguna desviación” y que el rastro TIF de Acapulco está operando desde hace más de tres años porque es un proyecto importante que atiende el desarrollo ganadero de las regiones Costa Chica y Costa Grande.

“Estamos exportando ganado y es conveniente tener una infraestructura importante, pero eso sucedió hace más de tres años; la verdad es que desconozco la aseveración del presidente (MAL) y por eso personalmente estoy investigando”, insistió.

El funcionario federal precisó que a la Sagarpa no le corresponde revisar la operatividad del Rastro de Chilpancingo, pues su función consiste en detectar o descartar que a los animales se les suministren sustancias prohibidas, como el clembuterol.

Las condiciones de sanidad, dijo, son responsabilidad de la administración municipal y en dado caso de la Secretaría de Salud. (www.agenciairza.com)

Comentarios