La Columna de angel irra carceda -¿Complicidades?

 

Vaya que si existe una porquería en materia de “seguridad”.

Porquería que enriquece más y más a los culeros mandones.

Nos salieron con un putamadral de acciones en la materia.

El frustrado Mando Único y otras medidas que propiciaron que el Ejército y otras fuerzas federales asumieran el control en estados, en municipios.

Ahora se anuncia, con insistencia retórica, que los operativos se refuerzan día con día. Ajá.

El jodido discurso destaca el destacamiento, precisamente, de elementos del Ejército y de policías federales en zonas de gran incidencia sumamente violentas.

Pero, para acabarla de joder, es en esas zonas (por ejemplo, Chilapa, en Guerrero), donde las ejecuciones siguen vigentes.

Ya no tenemos policías preventivas. Desde arriba se encargaron de eso. Asumieron el “control”. De hecho, las desaparicieron.

Claro, cuál control. ¿De la seguridad púbica o de los grupos criminales?

En Guerrero, como en otras entidades del país, los gobiernos enfrentan severas críticas porque la violencia no cesa.

Y sí, claro que los gobiernos de los estados tienen responsabilidad en esto.

Pero, ojo, desde arriba (de la Federación), enviaron a los mandos que ahora se encargan de todo. El control total, pues.

No son los gobiernos de los estados los que están fallando en materia de seguridad. No, por supuesto que no.

Es la Federación que, reiteradamente, anuncia, con bombo y platillo, operativos, aumento de elementos en zonas conflictivas, y mucho más, y no dan resultados.

Y, aquí en Guerrero, hasta se festinan en declaraciones oficiales. Uuuf¡

Hay que decir que, por supuesto, no hay resultados en el combate a la delincuencia organizada.

En Guerrero, por ejemplo, sigue campante la impunidad. Los grupos criminales actúan así, porque -casi seguro- cuentan con protección oficial.

El mismísimo secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, ha venido a Guerrero y ha presumido de grandes labores de “inteligencia” respecto a la ubicación de zonas conflictivas y los grupos que lo operan.

Puro jodido rollo. Porque, además, cada vez que viene a Guerrero,  el número de víctimas mortales por violencia se “desatan”.

Déjenme insistir. Este fenómeno de violencia al extremo no es privativo de Guerrero.

Y, sostengo, es responsabilidad del gobierno federal.

Y también reitero: nos pulverizaron a las policías preventivas. Asumieron el mando, controlaron todo en materia de “seguridad”.

Y, entonces, pregunto: ¿quiénes han fallado, los gobiernos de los estados y sus municipios, o el gobierno federal?

Soy terco: definitivamente, quienes mandan hoy, se enriquecen con este condenable flalego. (angelirrcar@hotmail.com)

 

Comentarios